miércoles, 6 de marzo de 2013

Andorra - Grandvalira | 2013

Tras tres años esquiando y un viaje poco afortunado a Jaca, le teníamos muchísimas ganas a un gran viaje de esquí. 

En esta ocasión no pudimos tener más suerte, ya que nuestra estancia en Grandvalira coincidió con una de las mayores nevadas de los últimos años (con espesores por encima de los tres metros) y con un tiempo anticiclónico que nos permitió disfrutar al máximo tanto de las pistas, como de todo lo que rodea a esta gran estación de esquí.

DÍA 1 - DOMINGO

Salimos de Ponferrada en la madrugada del Domingo, afrontando los casi 900 kilómetros que nos separaban de nuestro destino con idea de llegar a Andorra a buena hora. 

El viaje, en contra de lo que pensábamos en un principio, no se nos hizo demasiado duro. Me imagino que las ganas que teníamos de llegar influyesen en esta percepción... Con dos paradas, en Burgos a desayunar y en Lérida  a comer, el trayecto nos llevó unas 11 horas. Lo peor, sin duda, el entrar a Andorra, ya que en la frontera se formaron retenciones importantes, que hubo que llevar con paciencia... A eso de las seis de la tarde, estábamos ya alojados en nuestro hotel de Soldeu (así relaté mi estancia en el portal Tripadvisor: Hotel Galanthus).


Esta es la primera foto que saqué en el viaje, con las vistas que teníamos desde la habitación del hotel.



Habíamos leído que el paquetón de nieve que había caído la semana anterior había sido de órdago, y al llegar a Soldeu pudimos comprobarlo "in situ" ¡Había nieve amontonada por todos los lugares! Algunos carriles de la carretera, así como las aceras, estaban totalmente desaparecidos, bajo montones y montones de nieve, la cual estaban quitando con palas y llevándosela en camiones... tardaron varios días despejar calles y aceras.


Aunque estábamos algo cansados por el viaje, no nos aguantamos y, tras una buena sesión de relajación en el spa del hotel, salimos a dar una vuelta por el pueblo antes de cenar ¡Nunca habíamos visto tanta nieve!









DÍA 2 - LUNES

El día amaneció soleado, perfecto para disfrutar de nuestra primera jornada de esquí.  

Como cogíamos el telecabina en Soldeu este primer día aprovechamos para movernos por los sectores de Soldeu y El Tarter, donde se concentran la mayoría de las pistas azules del dominio. En esta zona, las pistas son largas, anchas y, por lo general, no demasiado alpinas, ideales para alguien que esté empezando. Mención especial merecen las pistas que bajan, entre los arboles, hasta Soldeu; Bajarlas a última hora, cuando ya empieza a atardecer, es una experiencia bonita y totalmente recomendable.



Tosa de la Llosada, 2.560 m.
Cortals, 2.502 m.
Solana
Guineu
Cucuc
Ós
Puesto que el Domingo no nos preocupamos de comprar nada, nos pedimos unos bocadillos en las pistas. Comimos en  el "fast-food" que hay en Tosa de la Llosada, el punto más alto del dominio, a 2.560 metros de altitud (donde nos cobraron 6,10€ por cada "focaccia", como la que sale en la foto, y 2,60€ y 2,70€, respectivamente, por una cerveza y una Coca-Cola).




Fast-food Tosa de Llosada, 2.560 m.
Fue un gran día de esquí, con muchísima nieve y de buena calidad. En la estación había bastante gente, pero al ser tan extensa apenas había colas, solo en el telesilla del Tarter (Llosada) había que esperar un poco, nunca más de 4 ó 5 minutos. 

Estuvimos unas 6 horas dándole al esquí, desde las 10 de la mañana hasta las 4 de la tarde, momento en que paramos y nos tomamos una cervecita en la terraza del Hotel Sport (6,69€ las dos cañas), mientras flipabamos con como los esquiadores de algún club o equipo de Andorra bajaban, haciendo slalon, por la pista negra "Avet", pista en la que en 2012 se celebró la copa del mundo femenina de esquí alpino, soñabamos con algún día esquiar así...


Pizzeria Salón, Hotel Sport - Soldeu

Tras la maratoniana jornada de esquí y casi sin descansar, cogimos el autobús para bajar a Andorra la Vella. Todo el mundo nos había hablado de los precios de sus famosísimas tiendas y queríamos comprobarlo. 

Optamos por el autobús por dos motivos: Principalmente porque con la nieve que había apenas existían sitios donde dejar los coches y nosotros habíamos encontrado uno junto al hotel, y porque la gente nos había avisado de los precios del parking en Andorra. Fue una decisión totalmente desacertada, ya que pagamos bastante más (3,15€ por cada billete de autobus, en total 12,60€), y perdimos el poco tiempo del que disponíamos primero en el trayecto, ya que el autobús tardó aproximadamente 1 hora desde Soldeu hasta Andorra, y luego en buscar una parada en Escaldes-Engordany para volver al hotel. No fue un desplazamiento muy productivo, la verdad... apenas nos dio tiempo a entrar a media docena de tiendas.

DÍA 3: MARTES

El día volvió a amanecer radiante, con un Sol que nos permitiría disfrutar a tope de los 210 km. de nieve polvo que marcaba el parte de nieve de la estación.

Soldeu, desde el telecabina que sube a Espiolets.
Este día cogimos un monitor de esquí (100,82€ dos horas). Nunca se sabe que es mejor, si coger una semana de clases colectivas o dos horas de un monitor individual, nosotros optamos por la segunda opción, ya que al tener diferente nivel de esquí en las clases colectivas estaríamos en grupos diferentes, pero pienso que en sucesivas excursiones de nieve, optaremos por las colectivas. Al final en dos horas un monitor lo único que puede hacer es llenarte la cabeza de teoría pero, aunque siempre te quedas con algo, por lo general es difícil que en dos horas  aprendas a esquiar... 

Como las clases las cogimos a media mañana, tampoco nos movimos de Soldeu-El Tarter, los otros sectores nos quedarían para los próximos días.

Gall de bosc
Espiolets, 2.250 m.
TSD Tarter
Tamarro
Gall de bosc
Gall de bosc
Obaga
Llebre
Astoret
Ós
En este tipo de estaciones te encuentras con gente de todos los niveles, desde el típico que baja haciendo la cuña y cayendo cada poco, hasta gente haciendo saltos espectaculares, como los de las siguientes fotos, en el snowpark del Tarter ¡Impresionante!



Snowpark El Tarter
Fue otro día intenso, marcado por las dos horas de clases, en el que volvimos a disfrutar de la nieve. De hecho, cuando llegamos a Soldeu nos dimos cuenta que no habíamos parado ni a comer, aún llevábamos los bocadillos sin tocar en la mochila...


Soldeu, bajando por "Gall de bosc"

Llegamos al hotel reventados, creo que hicimos bien en no hacer nada más y dedicar lo que quedaba de día a descansar, ya que todo el trajín de los últimos días, unido al ejercicio continuo en las pistas, empezaba a pasarnos factura. Así que aprovechamos para relajarnos, primero en la habitación y luego en el spa... 


DÍA 4: MIÉRCOLES

Al igual que los dos anteriores, el día amaneció ideal para disfrutar de la estación: claro, soleado y con el 100% del dominio abierto.

Puesto que en días previos solo habíamos esquiado por Soldeu y El Tarter, en nuestro tercer día en la estación, dimos un pasito más y nos acercamos hasta Grau Roig. Este sector es de los más bonitos, y las pistas son una pasada, mientras en Soldeu son mayormente azules, en esta zona las que predominan son las rojas, anchas y con muy buena calidad de nieve. Para mi, teniendo un poco de nivel, la mejor zona de Grandvalira para esquiar.

TSF Solanelles
Grió
Diagonal d' enllac
Piolet - Grau Roig, 2.150 m.
Bosc
Menera
TSD Pic Blanc
A última hora volvimos al Tarter para tomar un par de Martinis (9,40€ los dos) en el Red Chillout Grandvalira. En esos momentos, con una copa en la mano, relajado en una tumbona mientras te da el solecito en la cara y con buena buena música de fondo, piensas que no hay mejores vacaciones que estas... ¡En esos momentos estaba en la gloria!

Red Chillout Grandvalira

Aprovechando que había partido de Champions, la tarde-noche la pasamos por Soldeu, donde no es que haya un ambientazo espectacular, pero si el suficiente para poder tomar unas cañas a gusto. Soldeu cuenta con varios bares al estilo irlandés (donde nos cobraron desde 2,70€ por una caña en el pub del Sport Hotel, hasta 3,50€ por una pinta en los que hay en la calle principal), llenos de guiris cantando, que le dan al pueblo un ambientillo peculiar.






DÍA 5 : JUEVES

Nuestro cuarto día en Andorra nos recibió con el mismo Sol radiante que los tres anteriores, definitivamente, no podemos hacer ni una queja del tiempo que disfrutamos.

Puesto que el día anterior habíamos disfrutado mucho con las pistas de Grau Roig, no nos lo pensamos y volvimos a tirar hacía este sector, donde estuvimos todo el día disfrutando del esquí. Llegamos hasta Pas de la Casa y, por lo tanto, exceptuando las pocas pistas del sector de Canillo,  ya habíamos recorrido la estación de punta a punta.

Pas de la casa
Portella
Riu de les solanelles
Pala Nova
En esta ocasión, escogimos el Iglú-Hotel Bar Lounge Grandvalira (8€ un chocolate caliente y una cerveza), para hacer esa parada técnica que tanto se disfruta en estas grandes estaciones, donde el "après-ski" es una parte tan importante como el propio esquí. En mi viaje a los Alpes ya había estado dentro un lugar construido a base de hielo, aun así no dejan de impresionar este tipo de construcciones, mi economía por ahora no me permite pasar una noche allí, pero me imagino que la experiencia sea de esas que recuerdas para toda la vida...






Iglú-hotel bar lounge Grandvalira
Ver vídeo que subí a Youtube del Iglú-Hotel.


Tras otra larga y dura jornada de esquí, casi sin descansar, bajamos de nuevo a Andorra la Vella, en esta ocasión ya en nuestro coche (5,20€ por aprox. 3 horas de parking), por lo que tuvimos tiempo de recorrer las principales tiendas de la capital andorrana. Como viajamos a finales de Febrero encontramos ofertas bastante buenas, de hecho, algo compramos!! Jeje... De todos modos, para los que estamos acostumbrados a comprar a través de la red, los precios son buenos, pero tampoco una exageración, eso si, hay variedad! Prácticamente cualquier marca o modelo que busques lo puedes encontrar allí, ya sea en una tienda u otra, y eso es muy importante a la hora de  comparar y elegir.

Escaldes-Engordany


DÍA 6 : VIERNES

Era nuestro último día en Andorra y, aunque todavía teníamos el forfait, decidimos no subir a esquiar, el lío del "check-out", unido al viaje que nos quedaba por delante y al temporal de nieve que, en principio comenzaría ese día, nos hizo optar por un plan más relajado. Fue una verdadera lástima, ya que por la noche habían caído unos diez centímetros de nieve y aunque comenzaba el fin de semana, por lo que la estación comenzaría a estar colapsada, hubiésemos pillado una nieve espectacular. 


Por contra, optamos por conocer el centro termo-lúdico Caldea, en Escaldes-Engordany, del que nos habían hablado maravillas. No se si las expectativas tan altas que nos habíamos/habían creado hicieron que no nos llamara tanto la atención, el caso es que el sitio esta genial, solo el estar en el spa de la piscina exterior con todas las montañas al fondo ya merece la pena, pero no se... nos esperábamos un poquito más, y eso que fuimos a la hora de comer y no había demasiada gente, aún así el sonido ambiente era bastante alto, impropio de un centro de relajación, y más a última hora cuando  la piscina empezó a llenarse de niños... no me quiero ni imaginar lo que será a eso de las 6-7 de la tarde cuando toda la gente baja de esquiar. Nosotros cogimos una oferta en la que se incluía la comida, pagamos 76€ por tres horas en Caldea (incluyendo en ese tiempo lo que tardásemos en comer) a lo que hay que sumar 7,20€ de parking y 2,90€ del alquiler de una toalla.


Caldea
Como salimos a media tarde de Andorra el viaje hasta Ponferrada, se nos haría demasiado largo, así que decidimos parar en Logroño, más o menos a mitad de camino, donde pese al cansancio no pudimos resistirnos a salir un rato por la zona de la Calle Laurel, donde entre crianza y crianza recordábamos lo que había sido nuestro viaje...

De vinos por Logroño...

DÍA 7 : SÁBADO

Yo trabajaba a las 2 de la tarde, por lo que también nos tocó madrugar. Además, pillamos de lleno el temporal, conduciendo bajo una intensa nevada desde Logroño hasta casi llegar a León. Sorprendentemente, nuestro querido Bierzo nos recibió con el mismo Sol radiante que nos había acompañado durante toda la semana en Andorra.

___

Creo que será difícil que volvamos a pillar una semana de esquí tan buena como esta, con mucha nieve, en perfectas condiciones, y un tiempo radiante que nos permitió disfrutarla al máximo. No se donde caerán mis esquís el año que viene, me gustaría conocer Baqueira o Formigal, pero Andorra seguro que estará presente entre mis opciones, nos han hablado muy bien de Ordino-Arcalís, quizá el año que viene conozcamos la otra vertiente de este pequeño país pirenaico. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 comentarios:

  1. Gran reportaje!!! ...

    Qué casualidad, nosotros siempre nos quedamos en el Galanthus cuando vamos a Grand Valira ... que por otro lado, a mi parecer, es una de las mejores estaciones de ski que hay por "los alrededores"!!!

    El hotel, la verdad muy bueno en cuanto a relación calidad-precio,... con transfer a pie de remontes y un spá "cuco y apañado".

    La estación,... pues qué decir!! ... CINCO dominios esquiables unidos... más de 200km de pistas,... y el doble de fuera de pista para todos los gustos,... pueblos, restaurantes y demás diversión fuera de horas de ski! ... por no hablar de las dos escuelas de conducción en hielo y nieve!

    En fin,... que acabo de volver de Zermatt, y aún así estoy babeando con tus fotos!!!! .... JAJAJAJAJA .... con eso te lo digo todo!!!!

    Un saludo, ... y sigue deleitándonos con tus reportajes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf!! Yo si que babeaba viendo tu vídeo de Zermatt!! :) :) Espero algún día colgar reportajes de esquí en esa zona de Europa! Jeje...

      Me imagino que la próxima vez probaremos otra estación, pero si volvemos a Grandvalira, tendremos en cuenta el Galathus, el precio es realmente bueno y el hotel está muy bien, quién sabe... igual coincidimos allí! ;)

      Saludos! ;)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Que gran artículo, todo bien detallado de manera personal. Esto es uno de los blogs que se debería estudiar antes de un viaje a Andorra.
    Un saludo y gracias por el artículo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por vuestra apreciación. La verdad es que fue un gran viaje que recuerdo con mucha morriña. Volveremos pronto a Andorra!

      Un saludo!

      Eliminar